LA RUTA DE LOS SIETE PORTALES

2004-2005

Madrid
El Castillo del Acuerdo

Santander

II Portal. Verdad.

III Portal, Voluntad, parte 1ª


El Castillo del Acuerdo.

Madrid, a 13 de noviembre del año 2004.

Quiero estar aquí, en este barco. Quiero navegar formando parte de una tripulación. ¡Compañeros de viaje! Mi corazón se regocija. ¡Compañeros de exploración!
Llevaba tiempo navegando en solitario, y sabía que tocaba compartir: mi Voz, aquí dentro, así me lo decía.
Así que, siguiendo las señales que aparecían en el interior, seguí el recorrido externo, hasta llegar a La Escuela de Navegantes.

Algo que me resultó curioso, y llamativo, fue que al entrar en la página web de la Escuela me encontré conmigo misma: aquellas explicaciones eran mis explicaciones, aquella estructuración era la mía.

Eso fue el preludio de lo que he hallado: mi molde, mi casa, ¡mi casa es un barco! Bien.
Bienvenido a mi vida. Bienvenidos todos a mi vida.

Sí, llevaba tiempo navegando en solitario. Ya era hora de compartir.

Hola.

Aquí estoy, con todos vosotros, comenzando la Ruta de los Siete Portales.

Silem, el capitán, marino curtido, buen conocedor de los espacios que queremos recorrer, es el guía y director. Sólo el observar sus movimientos y el escuchar lo que nos cuenta, es para mí un exquisito Placer: la Belleza está ahí, reconociéndose a sí misma; la Belleza, que es Conocimiento, y Manejo...
De su voz aparecen los espacios que están más allá de las fronteras; con sus respuestas, sus explicaciones podemos comenzar viaje...

Pocas veces he aceptado un guía en mi vida. Pocas veces mi Corazón ha reconocido la Verdad en un guía. Siendo fundamentalmente rebelde y ácrata, he sido guardiana de mi Poder. Pero, a veces, los guías lo son por derecho propio. Cuando la Sabiduría habla, escucho.

Y hay siempre un denominador común en estas excepciones: mi Poder sigue siendo mío.

Así que, aceptando al capitán como tal, podemos comenzar viaje...

Aquí estamos, en una sala de la calle Preciados, de Madrid. Somos muchos. O, al menos, así me lo parece a mí. Veintitrés personas reunidas aquí ¿para?

I

Hemos empezado trayendo el silencio y la atención al aquí-ahora con unas posturas desconocidas para mí. Ton las ha dirigido.

Después una serie de ejercicios para ir reconociéndonos. Me ha resultado difícil lo de decir cualquier mentira cuando me paro ante alguien; está un poco anquilosada la imaginación.

Sabrina nos ha propuesto un ejercicio por parejas. Me ha gustado jugar al equilibrio con mi pareja, y después en grupo.

Nos encontramos en el Castillo del Acuerdo, reunidos; ¿quiénes somos? ¿qué buscamos? Sencillas y lógicas preguntas. Silem quiere que, uno a uno, contemos nuestra historia personal, y la razón de que hayamos llegado hasta aquí.
Un apodo va a teñir nuestro personaje.

No hay grandes cuentos, no hay complicados pasados; el Presente es bastante activo. No hay espesos obstáculos a resolver, sino un anhelo de ir "más allá", unas ganas de explorar, aprender, recordar...

Y eso va sucediendo en la comunicación que se establece, jugosa conversación entre capitán y tripulantes.

Silem nos explica que lo que él está haciendo ahí es algo así como "vender agua al borde de un río", buena imagen para indicar el JUEGO de OLVIDO-RECUERDO en el que estamos inmersos, lo VELOS que no nos dejan ver que el AGUA está AQUÍ, DENTRO, siempre estuvo y siempre estará.

Bien. Y, si hay velos, si hay algo que recordar ¿cómo hacerlo? Tenemos herramientas que podemos encontrar, ver, comprender, durante nuestra investigación. Y usar.

II

Algunas posibles:
# Despojarse de la personalidad. Darnos cuenta de que ésta es sólo una construcción nuestra, y de que, si hemos construido una personalidad, de igual manera podemos crear cualquier otra u otras.
*este movernos entre diferentes formas nos desancla de la creencia de que somos nuestro personaje, creencia que nos limita a un minúsculo rango de acción
percepción
*este movernos entre diferentes formas nos trae la experiencia de que no somos nuestro personaje, somos lo que hay detrás de cada personaje, de cada forma, de cada estructura. Nos trae la experiencia del INMUTABLE.
Y de una cosa llegamos a la otra, porque si hemos descubierto nuestra capacidad de crear el personaje que consideremos adecuado según circunstancias, según dónde queremos llegar, etc, entonces hemos descubierto NUESTRO PODER: ese poder de crearnos a nosotros mismos, de ser directores de nuestra película, artífices de nuestra realidad-vivencia...

# Soltar, más que adquirir: soltar lastres (creencias, rencores, automáticos aprendido hace eones...) Si estamos llenos (llenos de nuestro pasado, de las ideas de cómo son las cosas... etc...) no hay espacio para LO NUEVO. Al soltar vamos dejando hueco para la exploración... y podemos empezar a no dar las cosas y el mundo por supuesto, por hecho, por conocido.

# Ser en el Presente, no repetirnos del pasado al futuro, desactivar el automático que viene del pasado, que te hace repetir una y otra vez la misma experiencia, que te mantiene encarcelado en esa repetición, creando el futuro que ya creaste una y otra vez. Desactivando el automático aparece la Libertad de Ser.

# Abrir un Espacio de nuestro Tiempo para investigar. Darle tiempo, espacio, en la cotidianeidad, a la investigación.

# Estar atentos al juego de nuestros personajes. Ellos no quieren dejar de ser los protagonistas de la película, por eso tienen una marcada tendencia a boicotear cualquier movimiento que nos libere de su tiranía.

# Acceder al Observatorio Personal: es el lugar desde donde el Testigo vive la ruta. El Testigo es el que está detrás de todos los personajes, el que observa lo que sucede, viviéndolo, pero sin "creérselo".

# Encontrar nuestra auténtica Voluntad. Dar el cetro al que le corresponde, al que está detrás de todos los yoes. No se trata de matar al ego, sino de poner las cosas en su sitio: no es él el que ha de estar en el trono.

# Acceder a lo REAL > Aquí, Ahora, es la única VIDA que EXISTE. Sólo lo Presente nos puede llenar porque sólo el Presente está VIVO.

# Silenciarnos: al silenciarte aparece "lo demás", lo que no es tu interpretación del mundo, lo que es la percepción directa de LO QUE ES.

# Percibir, encontrar nuestro eje: la Consciencia de Ser, el Darse Cuenta.

# Aprender a desprendernos del sufrimiento. La vida no es como proyectamos o deseamos que sea, es como Es. Si la observas libre de proyecciones se convierte en una Inmensa Escuela, en una conversación activa VIDA y TÚ.

# Perseverar, mantener un intento en el tiempo. Esto va creando una inercia, una fuerza cada vez mayor en eso en que estás perseverando, y termina abriendo cualquier puerta cerrada, transformando cualquier cosa que sea necesario transformar, termina teniendo impulso suficiente para llegar a donde te proponías, por muy lejos que te hayas propuesto ir.

# Distinguir los Propósitos que parten del Corazón (los reales), de los que salen de las creencias y opiniones.

# Seamos prácticos: hagamos lo que nos hace bien, dejemos caer lo que nos hace mal.

III

Reconocemos que hay un anhelo que nos ha traído hasta este Viaje, hay un movimiento que nos lleva al fondo de nosotros mismos.
Y Silem nos presenta esta Ruta como un laboratorio, un escenario donde poder experimentar y descubrir Quienes Somos; experimentar la Conciencia; jugar; explorar.

La Sabiduría fluye, abundante. Constantemente el Darse Cuenta es protagonista de la reunión. Hay una Fuente interminable, manando:

# ¿Quién eres tú?: ¿el que se ríe? ¿el que llora? ¿el que calla? ¿el que habla? Ninguno

# Todo está constantemente cambiando. Es una ley. Para mantener nuestro personaje hemos de poner una gran cantidad de energía, para no cambiar.

# La esencia no tiene forma, ni fecha de caducidad.

# Cualquier forma que adoptes es una forma; el único problema es cuando "te crees" el papel.

# La forma es la manifestación, pero no la identidad. Cualquier forma no es lo que Soy, sólo cómo me Manifiesto.

# Ir desarrollando ese instrumento de Darse Cuenta.

# Vamos a jugar a encontrar lo que está debajo de lo que sientes, de lo que piensas.

# Aquí es la Vida, la Vida es Aquí.

IV

Silem nos propone que escribamos nuestros propósitos, a corto y largo plazo. Y después, a qué nos hemos dedicado en nuestra última época. Quiere hacernos conscientes de la distancia que pueda haber entre nuestras intenciones y lo que de hecho hacemos.

Y, después, uno a uno, exponemos nuestro interior ante los demás, leyendo lo que habíamos escrito, comentándolo.

Más adelante, nos tumbamos bocarriba, y Gen entra en acción, dirigiéndonos en un ensueño.

Una vez terminado, la música comienza. Estoy-estamos en el suelo. Completamente entregada, inmersa, buceando, mi cuerpo se mueve. Vivo, disfruto, Soy. Mis ojos se mantienen cerrados (o vendados, no recuerdo). En cierto momento me doy cuenta: alguien ha quitado las cosas entre las que me revolcaba; sólo entonces, en su ausencia, me doy cuenta de que danzaba entre bolis, cuadernos y mantas. Me gustaba. Todo estaba lleno. Ahora sólo el suelo, suave, duro. Resbala fácil, puedo continuar. Y continúo. Soy danza. Soy música. Soy. El Placer me envuelve, me penetra, me traspasa. La Energía es abundante, dentro y fuera de mí, como un río caudaloso formando amplias cascadas.

Todo el día el Placer ha sido Inmenso. Hay un Gozo muy especial en el observar el Darse Cuenta de otros, profundo, de reconocimiento.
La Consciencia, que se reconoce a sí misma.
La Belleza, que se reconoce a sí misma.
La Vida, que juega consigo misma.

Soy. Somos.
¿Qué más puedo pedir?

V

14 de noviembre.

Buenos días. Aquí estamos otra vez.
Empezamos con las doce posturas, hoy dirigidas por Gen.
Y, seguidamente, comentamos lo que cada uno vivió en el ensueño guiado por Gen ayer.
Este fin de semana hay mucho bosque en mí. Cuando se trató del apodo para mi personaje no tuve duda de que era "duende". Y en el ensueño mi traje, mi disfraz, fue convertirme en un hadita de 40 a 50 cm de alto, con alas. No hubo un traje encima del cuerpo que conozco. Toda yo quedé transformada en el hadita voladora, y escapé para disfrutar volando por el bosque. Escuchaba la dirección de Gen mientras yo revoloteaba, desobediente, por mi bosque amado.

Las vivencias en el ensueño de ayer dieron para mucha indagación personal, conversando. La Consciencia, el Darse cuenta, sigue estando Presente en esta reunión (para eso vinimos), y la Sabiduría sigue manando, suave y abundante.

# Antes de intentar llegar hasta el final, trabajar "lo humano", crear un ego que "te sirva", usar disfraces que te valgan... todo esto para que luego caiga, en el momento del NO SER.

# En cuanto te expresas ya estás adoptando una forma; entonces, puedes decidir qué forma usar, según a dónde quieres llegar, o lo que quieres producir-provocar.

# No siendo NADA, podemos ser cualquier cosa en cualquier momento.

# Usemos los disfraces sin identificarnos, sin intentar poseerlos.

# Ojo con la importancia personal; ojo con la importancia espiritual.

# El escenario exterior es el contexto de tu Viaje Interno.

# El Observador Siente, Vive, y, estando en el puesto de Observación, desde ahí se mueve.

# Nuestro Viaje es Único, y es cada segundo de nuestra vida.

# Hilar fino los Propósitos: ¿de dónde vienen?

# Tu Intención es la que Guía tus pasos, y es la que te lleva por tu Camino.

# Somos Constructores Activos de la Realidad que Habitamos (nos demos cuenta de ello o no).

# Todo lo que experimentamos lo podemos abarcar.

# Aunque creamos que un estado nos desborda, no es así: podemos abarcarlo ; de hecho, está dentro de nosotros.

# Puedo aprender a manejarlo, salga lo que salga; puedo vivirlo, y atravesarlo; y moldearlo según comprenda.

# Es importante tener una respiración completa; ésta unifica sentimientos y voluntad; en el pecho se ubican los sentimientos; en el vientre, la voluntad. La respiración completa mantiene el equilibrio entre ambos, los une.

VI

Silem nos propone una meditación en cuatro partes. Vamos a estar con los ojos vendados. En la primera parte vamos a crear una vibración, a partir de los pies, hacia todo el cuerpo. La intención es llegar a que esta vibración suceda por sí misma.
Me resulta casi imposible crear la vibración a partir de los pies. Pero a veces conecto con la Vibración, dejándome llevar por ella; ahí descubro que la mía empieza en el vientre, no en los pies; veo-siento una llama intensa roja, naranja y amarilla, que nace en mi vientre, y es tan grande como mi torso y cabeza juntos. Es fuego. Arde.
En la cuarta parte, después de haber fluido en las anteriores, me apetece refugiarme en mi interior. Sigo con los ojos vendados. Estoy tumbada de lado. Alguien ha puesto una manta junto a mí. Gracias. Me coloco sobre ella. Pero tengo frío. Estoy segura de que alguien se ocupará de ello. Y así sucede. Otra manta comienza a cubrirme, con delicadeza, con amor. Agradezco inmensamente la Perfección con la que todo sucede, y me entrego al descanso en mi interior.

Habiendo terminado la meditación, hablamos de nuestra experiencia en ella.

Una reflexión: con los ojos cerrados, o vendados, estás en un lugar "sin límites" (puesto que no los ves); si danzas a oscuras puedes hacerte amiga del Vacío, que es donde realmente estamos ubicados.

VII

Hay "deberes" para el próximo encuentro. Diferenciamos entre biografía e historia mítica. La primera es un pastiche de selecciones par corroborar lo que creemos que somos, lo que creemos que es "yo". La segunda es la historia del viajero. Podemos narrarla como un cuento, o como una leyenda. Es el relato de nuestra vida hasta llegar al castillo del acuerdo. Se trata de traducir los paisajes internos en paisajes del cuento. Es la historia de tu vida más allá de los tiempos. Podemos incluir hechos verídicos o imaginados, añadir o quitar lo que queramos de "lo que sucedió", o teñirlo del sentimiento-vivencia que deseemos.
Es decir, la historia mítica está completamente abierta a lo que queramos contar sobre el viajero que somos.
Y es esta historia la que hemos de traer escrita el próximo mes. ¿Como una canción? ¿Como una poesía? Cualquier formato es válido.

VIII

A esta altura el capitán nos introduce a la Sala del Compromiso.

¿Queremos hacer este viaje? Si así es, se necesita que nos comprometamos. En la medida que lo hagamos, este juego tendrá mayor o menor poder de transformación para nosotros mismos.
De hecho el compromiso es con nosotros mismos, con nadie más.

Es importante que sepamos seleccionar los compromisos reales de los que no lo son.
Y asumir sólo los que estemos dispuestos a cumplir.
Realizar, cumplir un compromiso dado, da poder, da solidez. No hacerlo te lo quita.

Un detalle importante: armonizar nuestra pequeña voluntad con la Voluntad, de esta manera, según la armonicemos, iremos acercándonos a nuestra voluntad Real.

IX

Más deberes: hagamos una lista de lo que nos sobra, lo que nos estorba, y, acompañándola del ritual que elijamos, quemémosla, permitiendo que todo lo escrito ahí se vaya, se lo lleve el fuego.
Y otra lista de lo que nos falta, lo que queremos.

Ahora visitamos la Sala de las Advertencias.
Cada uno recibe la suya.
También hay una para el grupo: "Todo lo que tiene principio termina"

Estamos llegando al final de nuestra reunión en el Castillo del Acuerdo.

Mi entrega ha sido Total, al menos hasta donde yo conozco en este, mi Presente. Siguiendo esta inercia de inmersión, buceo en la danza de despedida, también con ojos vendados. Se me ocurre moverme, trasladarme, por el suelo. La primera reacción es de miedo a las patadas y pisotones de mis compañeros, que también están con los ojos cerrados. Me doy cuenta del miedo, y traspasándolo, me lanzo. Siempre a nivel de suelo me revuelco, me muevo. Encuentro pies, piernas, y danzo con ellos, entre ellos, por ellos...
¡Ni un golpe, ni un pisotón! ¡Nada!
Hay alguien en el suelo. No se muy bien dónde está su cabeza y dónde sus piernas... ¿importa?... me fundo... con cuidado... ¿quieres?... un poco, no mucho...
La música me levanta, me invita a bailar con los demás... los busco... y voy danzando con quien encuentro... me gusta... disfruto... no todos responden... pero otros sí...
A continuación nos tumbamos en el suelo, y, quietos, meditamos, dejándonos ir por la música. Una voz femenina canta. Mi voz Es con ella. Voy. Soy. Canto. Fusión...

Nuestra reunión ha terminado.

El Viaje continúa.

Cada segundo de nuestras vidas.


X


¡Mira! ¿La ves? Aquí, Aquí... la Vida... hablándote...

Escucha... ¿Oyes?... Te está contando... a ti... sí, a ti...

Te responde... contesta a tu propuesta, a tu movimiento...

¿No quieres conversar?

De verdad, es realmente interesante... tiene ¡tantos secretos que contarte!... Ella ¡lo sabe todo!...

Sólo tienes que preguntarle... y observar su respuesta...

Sí, ya sé, nadie nos enseñó a hablar con la Vida... pero ¿acaso no podemos aprender?

Poco a poco.... paso a paso...

Velo tras velo van cayendo... y ahí está... cada vez más nítida...

El universo entero festeja que tus ojos puedan Ver, tus oídos Escuchar....

Y empieza LA TRANSFORMACIÓN...

Lo que era rígido, ahora es moldeable... los límites se disuelven...

La VIDA, infinita, ahí afuera, aquí dentro...

Aquí dentro, los Universos...

Sí, la Creación toda festeja que Existas... sí, tú...

¿A qué esperas?




Portal I, Pureza

Madrid, a 11 de diciembre del año 2004.

Un mes ha pasado desde nuestra reunión en el Castillo del Acuerdo. Cuatro semanas justas. La vida ha continuado siendo para cada uno de nosotros. El Viaje. Nuestro viaje. El de cada cual.

Hay compañeros que este fin de semana no pueden venir. Y otros que son nuevos en la ruta. Para ellos una pequeña presentación y explicación de lo que pretendemos en este recorrido.

Hoy comenzamos nuestro paso por el primer Portal, el de la Pureza.
La Pureza: lo puro se identifica con lo natural, con aquello que es esencial para la vida.
Lo impuro es lo que estorba, lo que es lastre.
Si nos adaptamos a lo real, a lo natural, en vez de intentar que lo natural se adapte a nosotros, fluiremos con la vida sin resistencias.
Una imagen: la semilla nos enseña el valor de lo imprescindible.
En este Portal la atención la vamos a poner en el trabajo con la energía. En descubrir cómo cargamos energía, y cómo la descargamos. En aprender a cargar las pilas.

Somos conscientes de que esta ruta es sólo el comienzo de un viaje mayor, el Viaje de nuestra vida... Este es un pequeño ejemplo de lo que podemos hacer, de por dónde podemos comenzar... De hecho la intención es entregarnos a un juego consciente con la vida...

Los encuentros de fin de semana nos ubican en una investigación concreta, que seguiremos el resto del mes. En este caso, nos responsabilizamos en llevar a cabo un trabajo energético físico.

A continuación realizamos las doce posturas: es una tabla de ejercicios muy sencillos. Trabaja a nivel físico, equilibrando, desentumeciendo.
Se puede hacer de manera rápida, pasando de forma dinámica de una a otra. O, deteniéndose un tiempo en cada postura.

Empezamos haciendo silencio interno. Observamos la respiración, sentimos el cuerpo.
Y nos sumergimos en ellas, trayendo a nosotros el arquetipo que cada una representa.

Después Silem me pide que lea la crónica del Castillo del Acuerdo. Yo sé que la crónica es para que la lean los demás, pero no conté con la posibilidad de hacerlo personalmente ante todos. Bien. Aquí estoy, y voy: independientemente del resultado, puse mi alma en ella, y así decido leerla, con el alma en cada palabra.
Recordamos a través de esta crónica lo que vivimos la luna anterior, nuestro primer encuentro. Y para los nuevos es un atisbo de lo que recorrimos en esa ocasión. Silem quiere que los recién llegados comenten lo que esta lectura les ha traído. Todos compartimos lo que ellos entienden de lo que hubo.

Conversando, llegamos a comprensiones que me resultan realmente interesantes: por ejemplo, el de la profecía autocumplida: sabemos lo posible y lo imposible; lo sabemos tan bien, que así sucede.
Y observamos que en este caminar ya estamos Viviendo; no se trata de esperar a llegar a ningún lado, sino disfrutar del camino mientras vamos dando los pasos.

Muchos de nosotros hemos hecho "los deberes" que nos propuso el capitán en nuestra anterior reunión: hay bastantes historias míticas por leer. Con cada una de ellas aparece ante los demás el viajero que la ha escrito. Todas son profundas, mágicas, plenas, vivas... todas vibran en nuestro interior, acercándonos al Viaje del que está leyendo...

Quedan algunas por leer, pero, ahora, antes de parar a comer, vamos a mover un poco el esqueleto. Nos proponemos trabajar la energía en cada uno de los cuerpos: físico, mental, espiritual. Nos vamos a equilibrar y regular.
Recordamos una fundamental fuente de energía: la respiración. Y que podemos hacerla completa, es decir, incluir la parte baja de los pulmones, presionando el abdomen, que se abulta según el aire va entrando. Es importante la respiración abdominal o completa, pues utilizamos toda nuestra capacidad pulmonar, haciendo entrar en nuestro organismo una gran cantidad de oxígeno en cada inhalación.

Silem nos muestra lo que llama la respiración de fuego: fuertes y rápidas inhalaciones y exhalaciones que combinamos con diferentes posturas y movimientos corporales. Se trata de una abundante oxigenación y una activación energética a nivel celular.

Pasamos de un ejercicio a otro, algunos combinados con la respiración de fuego. Unos son estiramientos, otros nos hacen trabajar diferentes grupos de músculos.
Siempre muy atentos a la respiración según cada postura y movimiento. Y relajando a veces entre un ejercicio y el siguiente.

Son muchos. Hay un momento en que no puedo más. Me falta el aire. Pediría que se abrieran las ventanas, pero no lo hago. En vez de ello opto por salir de la habitación. Afuera el aire es fresco y me alivia. La habitación está completa. No cabría nadie más. Y llevamos tiempo consumiendo su oxígeno. Sólo cuando terminamos se abren las ventanas, y ahí la renovación es completa.

Paramos para comer. Hay bastante hambre, y el descanso es bienvenido.

Después leemos las historias míticas que quedaron pendientes.

Descubrimos, conocemos al Viajero que la lee, compartiendo con él su vivencia.

Recordemos: cuando detectemos que algo nos quita energía, directamente podemos abandonarlo, no es necesario que sigamos con ello, que sigamos ahí.

Silem nos propone ejercitar, durante todo este mes que comienza ahora, la respiración completa. También nos sugiere probar con alguna dieta depurativa. Y nos habla de la dieta de kitcheri: en ella comemos, en momentos diferentes, fruta, y un plato cocinado a base de arroz integral, soja verde y verduras, que podemos tomar sólo o con yogur. Es un ejemplo, una de tantas posibilidades para limpiar el organismo. De hecho, la mejor práctica dietética es nuestra propia observación de lo que, al ingerirlo, nos carga las pilas, o nos las descarga.

Seguimos investigando. Sabemos que hay muchas maneras muy sutiles de cargarnos las pilas, y de cargárselas a los demás. Que hay muchas formas de transmitir vitalidad, de transmitir energía. Que podemos elegir el disfrutar, o de qué disfrutar.
Que realmente, más allá de lo cierto o lo no cierto, lo que nos interesa es lo utilitario.

Estemos atentos, démonos cuenta de que la puerta está en uno.

Continuamos revisando: ¿cuáles son nuestros principales agujeros de energía?

Nos hemos dividido en grupos. Cada uno llega a sus conclusiones que, posteriormente, exponemos. La lista es larga:

- Trabajar en exceso.
- El tabaco, el café, el alcohol.
- El afán de perfeccionismo.
- La comida no adecuada.
- La batalla de las expectativas contra los hechos (a mí éste me parece el principal a atender).
- Hacer cosas mientras sientes que no deberías hacerlo (es decir, la incoherencia).
- La autocrítica no constructiva.
- Vivir en el pasado y en el futuro.
- Los conflictos entre la cabeza y el corazón.
- Los pensamientos negativos.
- Mantener los enfados.
- Rechazo e influencia de los estados de ánimo de los que nos rodean.
- Discusiones superficiales.

Más deberes para este mes:

- Colocarnos en el observatorio personal, y desde ahí mirar dónde está el agujero de energía, de verdad (no está en lo que los demás hacen, sino en nuestra propia reacción ante eso).
- Afinar: a veces vemos varios agujeros que vienen todos del mismo proceso, es decir, es el mismo agujero.
- Quedarnos en el observador neutral que detecta.
- Observar el proceso que desencadena el agujero.
- Mirar cómo funcionamos. Mirar nuestros resortes. Siempre sin juicio.
- ¡Ojo! Ser capaz de aceptar nuestros procesos no significa que tengamos que alimentarlos.

Y la última actividad en el día de hoy: vamos a despedirnos con una meditación caminando. Formamos un gusano, en el que, en fila, cada uno copia los movimientos del que tiene delante. Son lentos, movimientos muy lentos.
Hacemos dos filas. Cada una está en lo suyo. En cierto momento una empieza a relacionarse con la otra. Belleza. Habría jugado mucho más; he estado a punto de desobedecer al que tenía delante y mezclarme con quien me tocaba del otro grupo. Pero he decidido ser "buena" y no romper las reglas. ¡Me parece tan bello el movimiento lento combinado entre dos!
Para las partes últimas del gusano ha sido difícil, pues las formas iban distorsionándose, según llegaban al final de él.

La despedida "oficial" ha sido ésta. Pero bastantes nos hemos quedado a conversar otro rato más, ya fuera, en la calle... se está bien, compartiendo...

12 de diciembre

Nueva jornada. Hola. Comenzamos con las doce posturas, esta vez dirigidas por Silem. Hay más cantidad de explicaciones, mayor acercamiento a cada una de las posturas... me gusta esta dirección detallada, pues me hace conocer con mayor profundidad tanto la manera de realizarlas como lo que puedo esperar de ellas.

Y nuevas reflexiones, según comentamos el momento en que cada uno escribió su historia mítica:

- Está bien que distingamos la fuerza de la costra; no se trata de hacer callo; la auténtica fuerza es la que es capaz de desprenderse de lo que sobra.
- Me he dado cuenta de lo que significa el nombre del viajero: cuando te llaman así estás trayéndolo, activándolo en tu vida diaria.
- Descubrí que los pensamientos de mis recuerdos eran más importantes que mi vida.
- Estoy encontrándome, descubriendo el juego sutil del universo. Sé que hay algo, me lo dice mi corazón. Siento que no es buscar respuestas y soluciones, sino ir soltando. Cada día me encuentro mejor. Creo que si hubiera hecho caso a mi corazón desde un principio me habría ahorrado mucho camino de sufrimiento. Me parece que el que no sigue a su corazón se pierde.
- Me di cuenta de que mi niñez la tenía olvidada, pero no porque esté resuelta. Voy a mirarla, para poder liberarme completamente de ella.
- Ha habido un punto de inflexión en mi vida. Hasta ese momento todo era surrealista. A partir de ahí he ido encontrando personas con las que compartir, todo han sido señales.

En este momento Silem propone hacer una limpieza, a través del yoga.
Trabajamos con la respiración.
Después, siempre manteniendo la atención también en la respiración, realizamos una serie de ejercicios usando diferentes grupos musculares. Otros que son de estiramiento. Y otros de relajación.

Más adelante, deberes: hemos de reunirnos al menos una vez antes de las fiestas de navidad. Para compartir cómo nos está yendo, qué hemos hecho, dónde encontramos dificultades, para recordarnos a través de esta reunión que no se trata de un fin de semana al mes, que se trata de algo continuado, de la vida misma y qué hacemos con ella...

Ahora miramos qué es lo que nos hace perder energía. Vemos que uno de los principales agujeros negros es la incoherencia entre lo que uno piensa y lo que hace. Es tener en la cabeza un mundo ideal que no existe a la hora de los hechos.
Así que vamos a investigar un poco este tema. Tenemos una larga lista, en los apuntes fotocopiados que nos pasa Silem, de valores. Podemos elegir entre ellos, o escribir los que nosotros tengamos, si es que no aparecen en esa lista. Los vamos a colocar por orden de importancia. Una docena de ellos sería un buen número.
Nos entregamos a este quehacer, cada cual confeccionando su lista según su propio sistema de valores.

Después, uno a uno, exponemos nuestra lista a los demás. Hacemos pocos comentarios. Es suficiente con que cada uno sepamos dónde estamos ubicados en este tema, y ver la ubicación de los demás.

Y, claro, lo siguiente es reflexionar sobre la lista de valores que usamos en nuestra vida diaria, el sistema de valores que utilizamos a la hora de la práctica.

Volvemos a ofrecerlo a los demás. Sigue habiendo pocos comentarios. Pero nos resulta evidente a todos dónde están las incoherencias. Y será bueno observar cómo acercar el mundo ideal al cotidiano, al de cada día... ¿qué es lo modificable?: a veces será esa idea que está lejos de todo sentido práctico, y otras el darnos cuenta de los resortes y mecánicas que nos mantienen en ciertas actitudes o comportamientos tan lejanos a lo que verdaderamente deseamos...

Más: Sabrina nos dirige en un ensueño. En él nos lleva hasta la semilla, esa que estamos plantando en nuestro interior, esa que estamos abonando y regando cada vez que somos conscientes de nuestro Viajero, cada vez que miramos adentro-afuera, dando un paso más en nuestro Camino.

Desde ese lugar comenzamos una danza, la danza de la semilla.
Después ampliamos, al añadir la intención de comunicarnos con los demás.

Luego: hemos formado dos filas: una enfrente de la otra. A cada uno nos toca el que tenemos delante, para crear una danza entre dos; en mi caso comienzo el acercamiento hacia mi compañera. A su lado una persona queda sola, desparejada. Veo su contrariedad: ¿alguien ha prohibido que seamos tres en vez de dos? La invito, con el gesto. Acepta. Tres. Jugando. Siendo. Mezclándonos. Una anda algo inhibida, sujeta, pero acepta a las otras dos, y entre las tres la BELLEZA vuelve a reinar en el mundo. Sólo hay PLACER en movimiento, comunión, fusión... Las formas se suceden unas a otras... la atención está completamente inmersa en este HACER neto, pleno... nada más existe...
¡Vaya cosa bonita!

Cuando terminamos, y ya todos estamos sentados de nuevo en círculo, unas preguntas: ¿nos comprometemos a evitar lo que nos perjudique y a acercar lo que nos haga bien? ¿Vamos a explorar las fuentes de energía? ¿Vamos a explorar nuestros agujeros favoritos?
A través de este compromiso, que es únicamente con nosotros mismos, extendemos el movimiento que hemos comenzado este fin de semana, en este Portal de la Pureza, a nuestra vida, a toda nuestra vida, a lo que es nuestro Viaje de cada día, de cada hora, de cada segundo...

Hay personas que se han de marchar antes de que terminemos. Silem quiere que saquen cada una su advertencia: unas tarjetas rebosantes de sabiduría dispuesta para cada uno de nosotros.

Abrazos, despedidas, conversaciones, y advertencias, todo mezclado, en un caos aparente...

La Vida, que tiene su propio Orden...

Por último, la advertencia para el grupo: para salir de la confusión ordena y limpia todo lo que tienes.

Ya se han marchado los que tenían prisa. Los demás disfrutamos de una estupenda y dinamizadora despedida, donde mezclamos nuestras manos, nuestros cuerpos, nuestras energías... donde, entre todos, formamos dibujos grupales hermosos y activadores...

¿No hablábamos de cómo cargar las pilas?
He aquí un buen ejemplo.
Desde este lugar, llenos de energía, quedamos para vernos al siguiente fin de semana...

Yo no vivo aquí en Madrid, y eso no me permite estar en esas reuniones... pero no siento que eso mengüe ni un ápice el trabajo que estoy haciendo... aunque sería de verdad muy placentero veros más a menudo, compartir este caminar con más asiduidad...

Bien, siendo las cosas como son... bien.

Ahora, eso sí, aprovecho ese estar que aparece cuando oficialmente todo ha terminado; me quedo, converso, comparto...

Nos quedamos, conversamos, compartimos...

Y después de unos estupendos abrazos, hasta pronto...


Portal II, Verdad

Nos hemos despojado de lo que nos sobraba, en el Portal de la Pureza. Lo que queda es lo que se sostiene por sí solo.
Esa es la Verdad.

Miremos: veamos quienes somos, qué hay.

Vamos a hacer un viaje al núcleo del núcleo, a nuestro templo interior, a nuestro hogar...
Detrás de todos los envoltorios encontramos Lo Que Es...

Realmente podemos renunciar a construir castillos en el aire, a imaginar en vez de realizar, a huir de nuestros fantasmas, de nuestros temores: cuando los miramos de frente, se empequeñecen, se deshacen. Donde hay luz, no hay oscuridad. Igual que una habitación oscura deja de estarlo cuando enciendes la luz, nuestras sombras desaparecen al enfocarlas con la linterna de nuestra atención.

Después de conversar un poco, ubicándonos en lo que queremos hacer en las próximas horas, realizamos una serie de ejercicios con la intención de equilibrar los cuerpos emocional, mental y físico.
Estemos atentos, no nos salgamos de nuestro cuerpo, de lo que estamos experimentando, mientras los movimientos se suceden, uno tras otro.

Una relajación, boca arriba, tras los ejercicios, y, seguidamente, una meditación. En ella sólo pretendemos estar aquí; nada más; sólo estar.

I

La meta es dar con lo que Es, con lo Real.
Tengamos una cita con nosotros mismos, con "lo que hay".
Es una apuesta por vivir lo REAL, no los colorines...
Es importante distinguir el yo del YO: el yo siempre está explicando, opinando, tomando partido, y el YO está en silencio, presente.
Y ¿cómo podemos saber qué es la REALIDAD? ¿Dónde se muestra? Es lo que está presente.
Encontremos aquellos "gestos" que nos permiten SER.
Lo que nos separa de lo REAL es todo aquello que explica, justifica, tiene que hacer...
Permitamos que caigan, que se desmonten, los velos, las capas, que no nos dejan ver-sentir nuestro NÚCLEO.
Lo artificial-artificioso requiere mucha energía para ser sostenido. No tiene realidad en sí mismo, es una creación nuestra, por ello, necesita de nuestra energía para "existir".
Y recordamos: en la Pureza nos quedamos con lo esencial: eso es lo verdadero, la Verdad.

II

Silem nos pide que contemos qué tal ha ido nuestra luna de la Pureza:

- Hacía cosas para obtener placer inmediato, y esto se ha ido cayendo, son agujeros de energía. Ahora me encuentro perdido, porque dejé estas cosas pero no ha llegado lo nuevo.
- Estaba perdida porque nunca hago lo que quiero.
- El darse cuenta de las cosas no es suficiente para cambiarlas. No sé cual es el paso del darme cuenta a la acción para transformar.
- Me perdía en las identificaciones.

Según compartimos nuestras experiencias y reflexiones, investigamos a partir de ellas: ¿quién maneja los hilos de nuestra marioneta? Ya puestos, que los maneje ese que habita en el Silencio Interior.

- Tengo una duda: las proyecciones de los demás hacia mí me perturban ¿el otro me ve mejor que yo? ¿yo me veo mejor que lo que el otro me ve?

El lío en las relaciones es cuando nos comunicamos de personaje a personaje, (salte del personaje: ahí tienes "lo que hay") y, además, no aceptamos el lugar desde el que nos movemos. A partir de la verdad puedes relacionarte limpiamente, te aceptas tal cual eres, aceptas tal cual es el otro, y entonces te comunicas sin inconsciencia, te comunicas moviendo lo que quieres mover.
Cuando te aceptas tal cual eres, entonces puedes aceptar al otro, tal cual es. Desde ahí, sin personaje, observando lo que hay, puedes moverte desde la verdad, y proponerte-proponer al otro hacia dónde quieres ir, qué es lo que quieres alcanzar, qué es lo que no quieres, cómo no lo quieres y cómo lo quieres... y, a la vez, ver y escuchar al otro, en su realidad... encontrando la zona común donde ambos estáis incluidos... o no... ... ...

Es importante la aceptación de lo que es, de lo que hay, en tu interior, y en el exterior. Esto no implica justificarlo. Primero se ve y se acepta. Luego se decide qué hacer con ello (incluyendo el movimiento de abandonarlo completamente...).

- Me parece lo de la armonía como (casi) Misión Imposible.
- Vi todo lo que no me gustaba de los demás, todo lo que hacía que alguien me cayera mal, ahí, enfrente mío, en el espejo; allí estaba todo, en mí.

Bien, buen paso, cuando ya no se proyecta la sombra hacia el exterior, cuando se ve que está en nosotros.

- Estoy hecho un lío.
- Me encuentro bien. Cuando me pongo a funcionar con lo que he aprendido en el curso, me siento bien.
- Estoy en transición, cerrando puertas.
- Me quejo, luego existo. Escuchando a los demás se me han encendido luces: nada de lo que siento es individual mío, veo que también son vivencias de los demás; me hace sentirme perteneciente a este grupo, y al género humano (que a veces lo dudo). Me encuentro más tranquilo después de oíros.
- Estoy apática. Ni bien ni mal. Observo un agujero importante en mí: ese querer retener, acumular, en todo sentido, en lo laboral, en lo sentimental... He recordado y recuperado cosas que me dan energía.

III

Es momento de descansar, de comer. Así que nos ponemos a ello. La mayoría marchan a tomar algo por ahí... unos pocos quedamos en la misma sala donde hemos estado toda la mañana, y donde discurrirán estos dos días de investigación.

Conversamos mientras esperamos a que lleguen los últimos: eliges un modelo porque decides utilizar un mapa, pero sin engancharte a él, usándolo como instrumento mientras te sirve.

IV

Nos hemos tapado los ojos, toda la tarde.
Nos ponemos por parejas (la búsqueda de pareja ya es con los ojos tapados), y nos contamos las mentiras que decimos y hacemos, y cuales son las motivaciones.
Después lo comentamos en general.
Fíjate lo que pasa: si mantienes una imagen ante alguien, luego, cuando de verdad quieres moverte, tienes que romper esa imagen irreal que habías sostenido. Si acostumbras a la otra persona a que te vea tal cual eres, puede haber una relación de aceptación mutua. Si te muestras tal cual eres quizás haya una criba de relaciones, pero las que queden serán auténticas y tendrán de veras que ver contigo.

De nuevo por parejas, que van cambiando: con cada una le dices una verdad, algo que ofreces como regalo, o puede ser algo que ves que le falta, o que podría hacer. La mitad de nosotros estamos sentados en el suelo, quietos. La otra mitad van rotando. Los que estamos quietos recibimos al que llega, en silencio... le sentimos, palpamos sus manos... y, sin saber de antemano quien es, le hablamos. Me resulta difícil. No me llega con claridad qué decir al desconocido con quien tengo entrelazadas mis manos. Luego, cuando ella/él habla ofreciéndome lo suyo, ya sabiendo quién soy, se facilita la comunicación, pero para mí sigue sin ser del todo fácil...
Los regalos que me han hecho han sido grandes, y profundos. Me han traspasado el corazón, rebosándolo...

Nos quedamos con la última pareja, y esta vez, vamos a contarnos mutuamente lo que nos avergüenza de nosotros mismos. Me ha resultado curioso descubrir que tenía totalmente olvidado un hecho importante y reciente en mi vida con el que me he sentido avergonzada (eso no estaba dentro de lo que yo pensaba que me podía pasar, no me podía pasar a mí, y no se lo había contado a nadie, por vergüenza). Sólo después de conversar un rato con mi pareja ¡me he acordado! Lo tenía totalmente borrado, anulado. Y, claro, desde el mismo instante en que ha aparecido el recuerdo he compartido todo a la persona que tenía delante de mí... Él, a su vez, ha profundizado en su propia vivencia, mostrándome zonas hasta ese momento no tocadas...
El resultado ha sido una sensación de complicidad y comprensión mutua... un sentimiento de cariño amaneciendo...

V

La música suena. Danzamos juntos, todavía con la misma pareja. La complicidad juega, baila...

Mi cuerpo... el aire... las formas... el sonido... el ritmo... me muevo sola, aunque siento a otras personas cerca, que a veces me tocan-toco... también aparece la danza compartida... ¿con quién? Mis ojos siguen vendados, desde hace ¡tanto tiempo! Estoy cómoda en esta oscuridad amiga.
Y un regalo aparece: alguien me agarra, agarro a alguien; es fácil compartir el ritmo-movimiento con él; y sin darme cuenta, estoy siendo lanzada por el aire, con manejo, sabiendo lo que está haciendo... disfruto rabiosamente a la vez que grito, y río...
Mmmhhh, ¡qué buena la danza! Expresión de la celebración de la vida...

Tumbados boca arriba, nos relajamos; la música sigue acompañándonos...

VI

16 de enero del 2005

Mientras esperamos que lleguen todos, conversamos.

Deberes para este mes que empieza: nos dedicamos a silenciar nuestros pensamientos y serenar nuestras emociones.
Observemos: si algo está mucho en nuestra cabeza o en el sentimiento, si nos asalta continuado, es que hemos de ocuparnos de ello. Después podemos silenciar el pensamiento y serenar las emociones.
El Observatorio personal es una actitud, también un espacio de conciencia.
Vamos a abrir el Espacio Sensible; al poner la atención en las sensaciones quitamos la atención del pensamiento, con lo que mengua la actividad mental; también, con la atención puesta en las sensaciones, nos acercamos a la percepción del Presente.

VII

Un poco de pranayama, o trabajo con la respiración. Y unos ejercicios, trabajo con el cuerpo, a la vez que con la respiración.

Meditación. Señora meditación. Largo tiempo en silencio, quietos...
Hablamos de las dificultades encontradas: la postura, los pensamientos que nos llevan, el sueño. No se trata de que la mente esté en blanco, sino de que no te arrastren los pensamientos, dejarlos estar, dejarlos pasar, simplemente presenciarlos.
Y más allá: cuando "te das cuenta", cuando es totalmente ese "darse cuenta", ya no estás, sólo existe el "darse cuenta", tú desapareciste...

VIII

Un ejercicio que me ha gustado mucho: vamos caminando, y paramos cada vez que aparece un pensamiento. Una manera muy eficaz de darse cuenta de los pensamientos.

Nos vendamos los ojos. Cazar y no ser cazados. De pie, desplegados por la sala, ponemos nuestra atención a funcionar al máximo: hemos de dar con la mano en la cara a otros, a la vez que evitamos que nos den. Al principio nos vamos ejercitando. Luego, el que sea tocado en la cara, queda eliminado.
Otro contundente ejercicio para no pensar. Lo primero que he sentido ha sido un intenso strés que no me ha gustado. La reacción a esto ha sido quedarme quieta, esconderme en mi inexistencia para no ser tocada: sé que soy buena en esto; no tocaré, no cazaré, pero evitaré ser cazada. Después, dándome cuenta de que estaba "en lo de siempre"(esa actitud me acompaña constantemente en la vida) he querido probar a cazar: no era fácil para mí; mi oído se ha agudizado; mi danza de cazador ha comenzado; pero en uno de los rápidos movimientos mi cabeza se ha encontrado con la esquina de la columna, recibiendo un fuerte golpe, aturdiéndome. No he podido continuar con mi concentración de cazadora, y poco después, una mano, limpia, impecable, se ha posado en mi cara. Eliminada. Tras la dificultad vivida ha sido un placer quitarme el pañuelo y ver cómo los que quedaban activos se movían durante la caza.

Paramos a comer.

IX

¿Qué es esto que llamamos realidad? ¿Por cuantos filtros pasamos Lo Que Es?

La mitad de nosotros nos tumbamos con los ojos vendados. La otra mitad realiza toda clase de actividades sensoriales hacia los que están acostados.

Fantástico.

Cuando cambiamos y me toca de hacedora, me gusta observar cómo recibe cada uno de los que están tumbados. Completamente diferentes las actitudes de recepción de cada uno de ellos.

X

Seguimos recordando:

· Desprenderse de lo innecesario (siempre, constantemente). Hacer limpieza. Poner orden. Ir a la esencia.
· La Vida tiene su Equilibrio, su Justicia, y es cuando te ubicas en la Verdad, la Esencia, que descubres que todo está equilibrado, todo es armónico y justo.
· Para poder acceder al centro del templo primero se trata de ver y aceptar los velos que te separan de él, contemplarte, contemplar tu interior.
· Dejamos salir, dejamos salir, observándolo... y llega un momento en que ya no sale nada, hay vacío, silencio...
· Observar, no proyectar.
· La mayor parte de las experiencias se resuelven en sí mismas, no hace falta interpretarlas, explicarlas.
· Verte, mirarte, sin identificarte.

XI

El ejercicio del espejo: nos creemos que las cosas son tan sólidas como "parecen" por la manera en que las sujetamos mirando sólo un poco cada punto; vamos pasando el foco de la mirada de un punto a otro, y así es como mantenemos la percepción fija en la imagen que sujetamos. Si dejamos la mirada constante en un punto durante suficiente tiempo la imagen empieza a moverse, a distorsionarse.

Hacemos el ejercicio del espejo: en parejas, frente a frente. Vamos a permitir, al quedarnos mirando a la cara que tenemos delante nuestro, que la solidez se diluya. Ni mucho menos el mundo es tan fijo como creemos; todo está cambiando constantemente, segundo a segundo; también nosotros. Es una riqueza de la vida que podemos conocer y aprovechar, si lo aceptamos tal cual es, si no queremos sujetar para que las cosas que nos gustan no sean modificadas, si no andamos temiendo que las cosas "cambien a peor", etc... Todo en constante transformación, nosotros también... realizando la danza vida-uno mismo... un fluido en movimiento permanente, fuera, y dentro...

XII

Después, tumbados boca arriba, realizamos el viaje hacia el centro de la Isla de Sencilla, a nuestro Templo Interior, ese lugar al que podemos acceder siempre que necesitemos; incluso, ese lugar desde el que podemos realizar cada uno de nuestros movimientos... ese lugar que es residencia de nuestra más pura esencia, de nuestra verdad...

Una compañera nos cuenta del bloqueo que siente en el pecho.

Silem le propone una reflexión: sientes algo intenso en el pecho; al llamarlo bloqueo lo estás inmovilizando ahí. Si no le das nombre puedes observar la sensación y permitir que te de información... también permitir que se mueva, que se transforme, que se desarrolle...

XIII

La reflexión se extiende: ¿qué nos puede traer este recorrido por la verdad?:

· Hacerse conscientes: estar presente, dándose cuenta desde el observatorio de lo que hay.
· Despojarnos de la fantasía, de la realidad inventada.
· En la comunicación ser simples y directos (que no anula la posibilidad de la creatividad)
· Llegar a la serenidad y al silencio.
· El silencio se encuentra cuando dejas pasar lo que hay, sin reaccionar.
· Para llegar a algo sólo necesitamos el lugar donde nos encontramos y nuestra intención.
· Hagamos limpieza, crucemos la zona enmarañada, para llegar al Templo Interior, al Palacio Inviolable.
· Seamos conscientes, abramos nuestros ojos, nuestros sentidos, y vivamos la vida en su aspecto más amplio, convirtiendo lo desagradable en un desafío, en una oportunidad, en una puerta, en una investigación... y disfrutando lo hermoso sin intentar atraparlo.

XIV

En cada Portal aparece un compromiso, que es siempre única y exclusivamente con uno mismo. En el que estamos viviendo ahora es: si quiero llegar a lo real, he de sembrar realidad.

Compartamos lo que vayamos descubriendo, entre nosotros.

¿Seríamos capaces de crear un marco de relaciones donde la Verdad pueda ser expresada, donde cada uno pueda ser uno mismo, sin tener que mostrar ningún personaje para ser aceptado?
¿Seríamos capaces de crear un marco de relaciones donde pase lo que pase no se rompa el vínculo, no haya juicios, no nos escandalicemos de algún proceso de alguien, o de alguna situación?

Observación de un compañero: me he dado cuenta de que en vez de estar medio muerto, estoy medio vivo.

XV

Llega el momento de las advertencias, tarjetas amigas de nuestro caminar.
Para el grupo: no busques que tengan buena opinión de ti.

Como habíamos dicho, todo cambia constantemente, también en este presente en el que la reunión se disuelve, yendo cada uno hacia la Vida que Es en Él.

II Portal. Verdad.

Un 19 de febrero del 2005 nos reunimos 6 buscador@s, el capitán y esta narradora en un espacio llamado "Centro Luz Violeta" para emprender un viaje hacia un portal llamado "La Verdad".
Est@s 6 viajer@s se podrían describir de muchas maneras, todas ellas siempre subjetivas, cambiantes y limitadas, a pesar de eso voy a comenzar este relato escribiendo lo que me llega cuando l@s recuerdo o lo que me he preguntado cuando estábamos compartiendo este viaje de descubrimiento.

Cuky: guerrera infatigable, curtida en mil luchas, peleas sin descanso, proteges tu corazón… corazón.

Carmen: inmóvil en acción, buscadora anclada,… ¿Cómo emerger y disolver ese peso?

Isabel: expresas lo que buscas, buscas lo que vislumbras, vislumbras lo que permanece… ¿Dónde encontrar lo que ya está dentro de ti?

Fidel: tierra, energía, manifestación, empuje, disolución… la semilla buscará el sol cuando las cenizas la nutran… ¿Qué deseas crear?

Carolina: la apuesta es ilimitada, la voluntad atravesará la barrera… ¿Hasta dónde quieres llegar? ¿Qué ocultas?

Elena: …………………….. Yo…………………………..

¿A dónde nos dirigimos en este portal?

El mes anterior hicimos un recorrido por la Pureza para poder quedarnos con lo esencial; en este nuevo viaje intentamos descubrir qué hay detrás de las apariencias y qué es lo que somos para así dirigirnos al núcleo y decidir ver lo que hay, dar con la realidad, dar con la verdad. Se necesita un pacto con nosotr@s mism@s para digerir lo que se va encontrando. Desde pequeñ@s hemos ido aprendiendo que la verdad no se acepta fácilmente.

Puesta en común

En primer lugar cada un@ recapituló sobre lo que había vivido durante la última luna.

Carmen: Carmen tomó la iniciativa y fue la primera en comenzar a hablar. Con una sonrisa y con más energía que la luna pasada nos ha contado sorprendida que ha descubierto cómo se engaña para no ver ciertas cosas; se ha parado y ha visto aspectos que antes no aceptaba incluso cuando los demás se los señalaban. Ha comenzado la dieta de kitcheri.

Cuky: también ha comenzado con el kitcheri .Empezó clases de yoga y tomó una decisión personal y sentimental importante. Hay más alegría y amabilidad que la luna pasada.

Isabel: ha descubierto con agrado al Observatorio como bastón. Ha comenzado a escribir su historia mítica. Su tono de voz se ha tornado más "serio", más real y menos "social". El portal pasado superó sus expectativas y este mes se encuentra a gusto incluso explorando aspectos o situaciones que no le agradan.

Carolina: ha comentado qué es lo que le trajo a esta ruta, estaba leyendo los cursos del Centro Luz Violeta y… este curso "saltó" entre todos. Nos ha dicho que en principio viene sin expectativas concretas pero hay algo que la atrae,

Fidel: no ha venido esta mañana.

Elena: se siente vulnerable, ¿crisis?

Respiración- Coordinación de hemisferios

Después de esta puesta en común comenzamos un ejercicio caminando por la sala siguiendo el ritmo de la respiración, así que comenzamos andando lentamente, poco después según nos indicaron fuimos aumentando el ritmo, cada vez andábamos más suelt@s, cambiando el sentido de la marcha con espontaneidad. A continuación realizamos unos ejercicios de respiración tapándonos alternativamente con los dedos las entradas a cada fosa nasal, inspirando por una y espirando por otra.

Kriya de yoga- Movilización energética

La Kriya de yoga que realizamos a continuación nos vigorizó, coordinamos ambos hemisferios con alguna postura, activamos el corazón ejercitando los brazos y terminamos con un satkriya. Después nos relajamos tumbados escuchando una música suave.
Carolina todavía no está acostumbrada a la respiración de fuego y se ha mareado durante el yoga.

Diálogo interno- Espacio sensible- Sat Nam Rasayan

Una de las formas de detener el diálogo interno es sintiendo, sintiendo como una sensación más incluso hasta nuestros propios pensamientos. Existe una forma de meditación que se realiza abriendo lo que se llama el Espacio Sensible. Un@ se para y siente todo lo que hay sin interpretar ni juzgar. Nos sentamos en postura fácil y comenzamos a sentir, sentimos la gravedad, el peso del cuerpo, la temperatura, la respiración, los sonidos, el olor, el sabor de la boca… sentimos todo a la vez, sin centrarnos en ninguna sensación en concreto y si pensamos sentimos lo que se siente al pensar. Si lo que hacemos es sentir, si todo lo pasamos a sensación y ampliamos cada vez más nuestro Espacio Sensible detenemos el diálogo interno y descansamos; "sintiendo" no hay que trabajar, no hay que esforzarse, sentir es todo lo que hay, la sensación abarca todo nuestro Espacio Sensible. Esta apertura del Espacio Sensible se enseña en el Sat Nam Rasayan que significa Relajación Profunda en el Nombre Divino.

Descondicionar la percepción- Isla Verde-Enemigos de la Verdad

El sábado por la tarde nos pasamos la mayor parte del tiempo con los ojos tapados con un pañuelo, dejando que los otros sentidos ocuparan el espacio dejado por la vista y descubriendo lo que en el cuadernillo llamamos la Isla Verde. Esta isla, de abundante vegetación tiene el color verde del corazón y en ella se encuentra el templo de la verdad.
El compromiso con la verdad exige realizar un pacto con lo real, para poder contemplar la verdad hay que poder digerirla, incluso aceptar cosas agradables como la inmensa posibilidad de ser. El camino de la verdad es un camino de aceptación, de apertura.

Antes de llegar al templo de la verdad debemos atravesar el bosque de los engaños, este bosque está hecho con los engaños que sostenemos. ¿Cuáles son nuestras mentiras? ¿Para qué mentimos a los demás o para qué nos mentimos? ¿Qué nos hace gastar energía en mentir? La mentira hay que sostenerla, la verdad no. Tenemos que pillarnos en nuestras propias mentiras.

El capitán fue enumerando los enemigos de la verdad que nos encontramos en el bosque de los engaños:

- El miedo
- Lo desagradable
- El orgullo
- La fantasía
- La ignorancia
- El deseo
- La protección

Cuando terminó el relato nos pusimos en parejas con los ojos cerrados y nos cogimos de las manos, lo primero que hicimos fue sentir a la otra persona y a continuación regalamos a nuestr@ compañer@ una verdad sobre él/ella.

Como colofón le dimos un regalo a nuestro cuerpo danzando libremente, sólo con una condición que es bailar con movimientos desacostumbrados .El cuerpo tiene sus hábitos, sus rutinas, descondicionándolo nos descondicionamos, nos liberamos de "ese personaje que se mueve siempre de la misma forma". Recordemos que la semilla encierra una multipotencialidad, no te limites a expresarte de una sola forma.

Para terminar la velada el capitán nos pidió que pensásemos en nuestras casas las respuestas a estas preguntas:

- ¿Qué lastre nos gustaría quitar?
- ¿Por dónde perdemos energía?
- ¿Qué es lo que nos impide estar en paz con nosotr@s mism@s?

El domingo por la mañana Fidel se incorporó a nuestro grupo.

¿Por qué mentimos?-¿De qué nos avergonzamos? -Verdad -Gasto de energía -Transparencia

La Verdad se opone a la Fantasía, a un mundo creado con energía… entonces ¿hago un pacto con la vida y la verdad y la vivo o gasto energía en construir una fantasía?

¿Para qué mentimos?

- Para quedar bien con los demás,
- Por miedo al castigo
- Para sostener nuestra importancia personal…

Si estamos en un camino de transformación ¿con qué herramientas contamos? Debemos primero aceptar lo que traemos y así luego modelar lo que hay. Desde pequeños nos han inculcado con la educación la idea que de adultos ya tenemos que tener una personalidad "formada" y si esto nos lo creemos y lo que traemos con nosotr@s no nos gusta lo escondemos. Primero hay que aceptar lo que hay, lo que traemos y luego permitirse una posibilidad de cambio.
La realidad no es lo que decimos o expresamos. El lenguaje occidental no es holístico, nuestro lenguaje desmenuza el acontecimiento. Sucede cualquier hecho (vemos por ejemplo caer una hoja de un árbol al suelo) y para nosotros es una experiencia, la vemos, la escuchamos… pero luego tenemos que comunicarla y es en ese proceso (sintetizar una idea, pensar las palabras, decirlas…) donde empieza a perderse la simplicidad. La verdad es simple pero no se puede reducir.

Durante 5 minutos hemos ido pensando y anotando las cosas que nos avergüenzan y nos parecen reprobables y que no damos a conocer.

- La vergüenza es una energía que te obliga a ocultar cosas de ti
- La transparencia es un arma buenísima para dejar de cargar con vergüenzas


Silencio interior- Atención expandida-Regalos sensoriales-Sinceridad con un@ mism@ - Templo interior

Hay que desidentificarse de los pensamientos. Hay que escucharlos como si oyésemos llover, son como un sonido más. No hay que darles cuerda. No obedezcamos a los pensamientos. Decidir no es lo mismo que pensar, podemos decidir y normalmente luego le pedimos permiso a nuestro pensamiento.


Un truco para no pensar es que cuanto más abrimos la atención a los sentidos menos espacio tienen los pensamientos. "Sólo existe aquello donde la atención se posa".

A continuación para dar espacio a los sentidos y como ejemplo de detención del diálogo interno nos tapamos los ojos y tuvimos que cazar al otro tocándole en la cara. Desde afuera, sin participar, viendo a los cazadores se observan diferentes estrategias: el que caza activamente, el que se agazapa y espera a que la presa le pase cerca, el que no cambia nunca la forma de explorar el espacio con las manos, el que adapta su estrategia según va percibiendo los cambios… en el juego como en la vida la flexibilidad es un arma que podemos utilizar en nuestro provecho.

Otro "juego" con el que experimentamos es el de los "regalos sensoriales": la mitad de nosotr@s nos tumbamos con los ojos cerrados y l@s compañer@s iban regalándonos sonidos, olores, diferentes formas de tocar, movimientos sorpresivos, nos levantaron, nos hicieron reír, cada uno experimentó a su manera lo que sus sentidos le quisieron regalar.
Para ver lo que somos vamos a utilizar al otro como espejo, (si se hace este ejercicio sólo con un espejo se debe poner a no más de un brazo de distancia de nuestra cara y con una vela a cada lado del cuerpo para que sólo se ilumine la cara), nos sentamos uno enfrente del otro con una vela a cada lado y nos miramos fijamente a los ojos procurando no mover la mirada, así estuvimos 45 minutos. En este ejercicio hay quien vio caras de mujeres de su familia, otros obtuvieron una sensación de paz, hay quien vio la cara de su compañero transformarse, otro revivió daños antiguos, temas que pensaba que estaban cerrados. Este es un ejercicio de autoconocimiento. De sinceridad con un@ mism@. De exploración.
Terminamos con el ensueño de nuestro templo interior.

Pequeño recordatorio

- El silencio es un aliado de la verdad
- Evitad los artificios, ser lo más sencillos posibles en vuestras manifestaciones
- Sed transparentes, mostraos transparentes, mostraos como sois
- El afán de perfección es un enemigo de la verdad, un buscador debe permitirse poder equivocarse a pesar de que no nos han educado para eso.
- La mentira gasta energía, hay que mantenerla, la verdad no

Advertencias

Como colofón sacamos nuestras advertencias: ¿Qué mensaje nos trae nuestra advertencia en nuestro presente? ¿Qué debemos mirar en nosotr@s mismos? Nada es casual.

· Elena: "En la hora de la dificultad se prueba el verdadero conocimiento"
· Carmen: "La devoción es un néctar que no se concede a cualquier vasija"
· Isabel: "No busques que tengan buena opinión de ti"
· Fidel: ""Contempla lo de fuera como si miraras dentro de ti"
· Cuky: "Contempla lo de fuera como si miraras dentro de ti"
· Nam: "¿Cuál es tu fundamento?"
· Advertencia grupal: "Comprueba tus creencias para estar seguro"

Portal de la Voluntad 1

Este portal que vamos a narrar es la primera parte de un viaje que pretende descubrir la fuente, el origen desde donde se forja nuestro poder personal, esa fuerza, la Voluntad, que permite transformarnos y transformar nuestra realidad.

Participantes

Este viaje ha tenido muy poc@s mariner@s, Cuky llamó y le dijo a Elena que estaba en crisis, Manuel definitivamente no viene, Fidel está en paradero desconocido y Elena no participa ya que es el día del Padre y quiere estar con su compañero, así que compartimos camarote Carolina, Isabel, Carmen y yo.

Los no haceres- El yo- Identificación-El guerrero

En este portal cobra una especial importancia el concepto de los "no haceres".
Los "no haceres" son todos aquellos comportamientos que no alimentan la imagen del yo.
El yo es un personaje al que le hemos dado el poder de decidir. Al identificarnos con nuestro yo lo alimentamos, lo protegemos. La realidad está constreñida con los límites del yo, con los límites de nuestro personaje, si no nos identificamos con él recobramos nuestra multipotencialidad, podemos crear y transformar nuestra realidad.
El brujo maneja su propia voluntad en aras de ser más sabio, más consciente; estos hombres de conocimiento saben que deben librarse de la cárcel del yo; curiosamente nos aferramos a ese carcelero.
Hay veces que el yo no se sostiene, son momentos en que nuestro dialogo interno desaparece. El dialogo interno nos dice continuamente lo que somos, si se para se abre la puerta para mostrarnos la inmensa posibilidad del Ser.
En este portal nos vamos a ver como guerreros del Ser, aquell@s que toman la responsabilidad de su camino, de su vida. El guerrero elige hacer uso de las herramientas que tiene para "atravesar" el yo. El guerrero se disuelve entrenando una serie de herramientas; descubre que debe manejar la atención ya que el "carcelero" maneja normalmente la atención; la percepción está condicionada por el personaje.
Hay que prepararse también físicamente.
La esencia del trabajo del guerrero es el encuentro con su autentica Voluntad.
¿Cuál es nuestra Voluntad, la auténtica, la que está debajo de nuestros personajes?
Para descubrirla hay que quitar del trono a egolom, no hay que matarlo, el yo hay que colocarlo en su sitio, el yo tiene funciones: en el paso por este planeta debemos o tenemos que crear un individuo, nos individualizamos y luego tenemos que recobrar esa unión con el todo, con la conciencia y a la vez con nuestra individualidad (aunque sea una aparente paradoja).

Estructura del portal-Tierras del cazador-Torre del ego

1. En la primera parte exploraremos las tierras del cazador. El cazador es aquel que esté donde esté aprende a buscar las presas que necesita. No espera que se las den sino que las apresa. Aprende a utilizar las armas para cazar lo que quiere: energía, vitalidad…. Evita los depredadores: intolerancia, violencia, ignorancia… todo aquello que nos aparta de lo que queremos ser.

2. Exploración de la torre del ego.

Recapitulación-¿Dónde estamos?

Carolina: se le movieron muchas cosas con el portal de la Verdad, recuperó fantasmas que creía superados. Temía contar en su trabajo que andaba en este tipo de cursos pero al final se decidió y nos comento que no sucedió nada extraordinario. Tiene un cierto miedo a este portal porque se pregunta el motivo por el cual la Voluntad se trabaja en dos fines de semana y no solamente en uno. La voluntad le suena a esfuerzo, a trabajo, a cadena perpetua. Le da la sensación de que no la tiene fortalecida. Nos comenta que se describe como perezosa pero puede ser una etiqueta para no hacer las cosas que le disgustan.

Carmen: ha descubierto que es más consciente de las cosas, de los enredos, sobre todo cuando finalizó el curso y se fue para casa. Dice que también es perezosa y que lo utiliza como una forma de rebeldía.

Isabel: el portal pasado le ha hecho ver muchos aspectos de sí misma. Este mes sintió mucha tristeza porque ahora sabe por qué se miente o miente a los demás: por aceptación. Comenzó a trabajar el cuaderno y cuanto más profundizaba más triste se sentía, incluso un día empezó a llorar en un tren.

Manejo de la Voluntad

Voluntad: la fuerza que permite materializar lo que queremos, no necesariamente tiene que ser con esfuerzo.
¿En manos de quien está la voluntad? ¿Hay alguien que la maneja por mí o surge de algo más profundo? ¿Con cuántas cosas que hacemos en la vida nos identificamos con ellas?
El trabajo en este portal se va a hacer saltándonos las inercias de nuestro yo, saltándonos las inercias del carcelero.
¿Qué hacemos con la verdad? Hay que tener las herramientas para poner las cosas en su sitio.
En la voluntad hay la capacidad de transformar, de hacernos cargo de nosotros mismos.

Energía-Meditación

Esta mañana realizamos una kriya de kundalini-yoga específicamente diseñada para fortalecer el punto umbilical. Luego con una música suave nos quedamos tumbad@s, arropad@s, escuchando un mantra en un cd (ra ma da sa sa se so ham); cuando finalizó nos estiramos, giramos los tobillos, las muñecas y cogiéndonos las rodillas nos balanceamos hacia delante y hacia atrás masajeando la columna. A continuación nos pusimos en postura de meditación y con los ojos cerrados o entreabiertos, sin mirar fijamente a ningún sitio en concreto, comenzamos a sentir, observando los cambiantes vientos de los estados de ánimo; observamos los pensamientos pero sin hacer nada con ellos, manteniéndonos en el aquí y en el ahora, sin hacer nada mas que sentir y estar. Finalizamos esta meditación exhalando y agitando los brazos.

Este portal abarca hasta la página 60 del cuadernillo, el resto de este portal se desarrollará el fin de semana próximo.

El sábado por la tarde estuvimos en las dunas de Liendres, un arenal estupendo que se confunde con una larga playa.

Paso de las esfinges

Supone tomar una decisión, las esfinges nos preguntan metafóricamente si estamos dispuestos a soltar todo aquello que nos impide tomar conciencia de lo que somos. Esta respuesta que nos piden implica, si es positiva, que vamos a hacernos cargo de nosotros mismos y que debemos encaminarnos hacia ese objetivo con nuestra voluntad, dejando a un lado todo lo que nos impide realizarlo.
Debemos tener en cuenta qué características de nuestra personalidad, de nuestro personaje son impedimentos para llegar a conocer quienes somos en realidad y a continuación dejar de sostenerlas.
Nosotr@s no somos nuestro personaje, no somos lo que cambia o puede cambiar, somos lo que permanece, aquello que siempre ha estado ahí.

Tierra del cazador

Cuando atravesamos el paso de las esfinges llegamos a la tierra del cazador. Existe un inmenso territorio a disposición del cazador. El cazador viene a este mundo con las armas necesarias para cazar sus presas, sólo hace falta ejercitarlas. El cazador obtiene lo que precisa activamente, no espera que los demás o la vida se lo dé, obtiene alimento, energía y todo aquello que necesita para su equilibrio emocional, físico… El cazador es respetuoso con su territorio porque sabe que tiene que cuidar de lo que se alimenta. El cazador obtiene lo que precisa de lo que hay.

Atención-Percepción

La atención ha sido dirigida o educada en cierta dirección. Ya sabemos que sólo existe aquello en lo que nuestra atención se centra. Una forma de descondicionar o desarrollar la atención es sentir, atender a nuestras sensaciones. La atención es un filtro de la percepción.
Para trabajar la atención realizamos cuatro marchas y una meditación.

1) Andar de forma correcta

La primera marcha consiste en andar de forma correcta, llevando el centro de gravedad al Hara; las manos se cierran de una forma parecida a un puño y se apoya el caminar moviendo los brazos como si quisiésemos jalar cuerdas de energía que nos dan esa empuje extra al tercer chakra. La vista al frente abierta incluso hasta la periferia y respiramos coordinadamente.


3) Caminata del sigilo

Caminamos haciendo el menor ruido posible como si quisiésemos pasar totalmente desapercibidos, caminamos lentamente tomando conciencia de nuestros movimientos.

3) Caminata hacia atrás

Caminamos por la arena de la playa de una forma normal, lo único diferente es que caminamos hacia atrás sin torcer la mirada.

4) Meditación

Después de estas caminatas hicimos una meditación con los ojos cerrados, anulamos el sentido de la vista y potenciamos el oído centrándonos en escuchar el sonido más lejano posible.

Cuando terminamos nos fuimos hacia el coche realizando una marcha similar a un ciempiés. Caminamos unos detrás de los otros pisando la huella del compañero que iba delante nuestro siendo tod@s un@.

En este portal tenemos que jugar con nuestras personalidades, con nuestros yos, observándolos, riéndonos… nosotr@s no somos nuestro personaje, nuestro personaje cambia, se transforma y sin embargo hay algo que permanece.

El domingo por la mañana estuvimos en Virgen del mar en una pequeña península donde está edificada una iglesia, el día era precioso con un sol que te invitaba a disfrutar.
Comenzamos el día realizando una meditación abriendo el "espacio sensible", centrándonos en el sentir, en todas las sensaciones que percibimos, sintiéndolas todas a la vez.
A continuación hicimos una kriya de yoga trabajando el punto umbilical
para sensibilizar, enfocar o percibir con el Hara.
Nuestro cuerpo todo es un receptor, la vista no es lo único. El plexo solar nos puede indicar lugares energéticamente favorables o desfavorables.
Primero hicimos ejercicios preparatorios del Hara. El Hara está justo por debajo del ombligo, nos da nuestro eje, nuestro centro de gravedad, el asiento de nuestra voluntad.

Tres ejercicios:

1) Técnica de salto: primero saltamos a lo "masai", saltando bien alto hacia arriba y al bajar flexionando un poco las rodillas, sintiendo el Hara.

2) Técnica de liberación de la pelvis: con las rodillas algo flexionadas basculamos la pelvis hacia atrás y hacia delante.

3) Técnica de barrido: con los ojos cerrados sentimos un "tentáculo" que sale del Hara y barremos el espacio, andando lentamente, percibiendo las irregularidades del terreno.

De ahí pasamos a la caminata del Hara: sentimos todo el rato nuestro enraizamiento en la tierra desde el Hara. Pelvis basculada, rodillas algo flexionadas. Vamos caminando y sintiendo el camino, todo desde el Hara, la tierra.
Si se nos va la atención verbalizábamos el mantra "sa ta na ma".
En este portal se recomienda leer el libro de Carlos Castaneda "Viaje a Itxlan" donde se desarrolla la idea del guerrero.
Nuestra historia biográfica es una construcción del yo. La historia mítica es contar la historia de nuestro ser mas profundo, dejar que el inconsciente hable, fabular.

Tarde del domingo.

Guerrero

El guerrero es capaz de manejarse por sí mismo.
Hay que estar "atentos" a los consejos de nuestro pensamiento que nos torpedean: "ya no es hora para cambiar", "es demasiado tarde"… El guerrero explora y luego ve a donde le llevan esas puertas.
El guerrero o es fluido, flexible, capaz de asumir cualquier forma o está vendido "para entrar en el país de las maravillas de Alicia esta tenía que adaptarse a las situaciones que se le iban presentando en ese mundo"

Estamos cargados de reproches hacia los demás. Si yo me he negado a mí mismo ciertas cosas y veo que los demás las hacen normalmente reacciono impidiéndoles ser así porque sino vería que había estado haciendo el "idiota" y eso no es soportable para mi personaje. Si atacamos a los demás muchas veces es muestra de nuestro dolor. ¿Si no te has dado a ti como vas a dar a los demás?
Las personas que nos impiden evolucionar lo hacen como respuesta a su propia negación.

Acecho

Nuestros personajes son altamente predecibles, desarrollamos rutinas que ejecutamos sin ser conscientes de ellas, rutinas de pensamiento, rutinas de movimiento, rutinas que se realizan a determinadas horas, con determinadas personas, en determinadas contextos, rutinas hasta con nuestro diálogo interno.
¿Hasta cuándo una rutina nos facilita la vida o hasta cuando nos impide flexibilizarnos y fluir con los acontecimientos? Acechando nuestros hábitos primero tomamos consciencia de ellos y luego podemos experimentar qué se siente soltándolos y desestructurar nuestro personaje.


Presas

Es aquello que el cazador quiere cobrar. Las presas que nos interesan nos dan energía, bienestar.
El cazador es un gran observador, debe saber en cada lugar lo que hay.
No hay que presuponer el lugar donde podemos encontrar nuestras presas. Hay que desplegar la atención para no perder las oportunidades que se nos presentan
Existen otras presas que nos quieren cazar a nosotr@s, son presas que nos restan energía, que nos hacen sufrir… son los enemigos. En el cuadernillo se describen algunos de ellos. Tenemos que enumerar los nuestros, debemos observarlos y ver lo que nos quita energía, lo que nos quita visión, lo que nos disminuye….
También con la atención se ven las presas que pueden ser dañinas.
Cuando nos encontramos con un enemigo tenemos que ser conscientes de nuestros recursos y no entrar al trapo siempre, hay que tener energía. El guerrero espera su momento. El cazador reconoce lo que hay y si está debilitado no entra a la batalla. El guerrero decide en cada momento lo más oportuno.
Una vez que reconocemos nuestros enemigos podemos desarrollar nuestras armas.

Importancia personal

Todos tenemos la importancia de ser. Lo valioso lo tenemos dado por nacimiento.
Nuestro valor no es el valor de nuestro personaje. Nos empeñamos, sin embargo, en construir un personaje importante.
La importancia personal es una carga ya que hay que alimentarla. Debido a la ofensa a nuestros personajes se nos va mucha energía.
La ofensa, si no nos identificamos con ella no existe.
Al adelgazar la importancia personal ya no entramos tanto al trapo. Tenemos la posibilidad de poder elegir, no nos comportamos como autómatas, la flexibilidad nos da energía. El guerrero se hace inaccesible, no tiene capacidad de ofensa.

Las armas

Se nos dio en un papel un "anillo del guerrero" que vamos a colorear según vayamos trabajando con las 12 armas y los 12 enemigos.

Entrenamiento del cazador-Borrarse-Acechar los hábitos

Borrarse

En el mundo del cazador es importante pasar desapercibido para que sea más fácil que los enemigos no nos pillen. A nivel de personalidad somos muy predecibles. También nos encasillan los demás en un personaje y nos cuesta librarnos de él. Igualmente nosotros no permitimos cambiar a los demás.
Para desarrollar la flexibilidad podemos mostrarnos de manera desacostumbrada con gente que no conozcamos y jugar (movernos de otra manera, hablar de otra manera, inventarnos un personaje; "mentir" sin utilidad, sin interés, es liberador, te saca de tu personaje). Eso que es completamente inútil no te alimenta el ego.
Para evitar que nos encasillen vamos a jugar a no dejar huella, a que los demás no nos clasifiquen:

1) Vamos a no contar lo que hacemos.
2) Vamos a conocer nuevas personas y comportarnos de forma diferente a la acostumbrada
3) Vamos a no pedir ni dar explicaciones.

Acechar los hábitos.

Nuestro yo se sostiene a base de rutinas, crea una cierta seguridad, estabilidad que se puede controlar. Las rutinas afianzan el yo para que no nos sintamos en el "vacío" del presente donde podemos crear.
La mayor parte de las rutinas son prescindibles. Podemos hacer un listado con nuestras principales rutinas. Los hábitos son como una cadena, muchas veces quitamos un eslabón y lo sustituimos por otro, y así no se puede romper el hábito.

Como colofón por la tarde comenzamos a bailar dejando salir todos nuestros yos, expresamos todos nuestros personajes con el movimiento.

Advertencias

Isabel: perdiste la noche porque no veías claro. ¿perderás también el día?

Carolina: afronta valientemente lo que sea necesario.

Carmen: ¿cuál es tu fundamento?

Nam: afronta valientemente lo que sea necesario.

Grupal: no busques que tengan buena opinión de ti.